Un camino de experiencias

Un camino de experiencias

diumenge, 24 de gener de 2010

¿Se me escapa algo?


El otro dia tuve el honor de participar en una mesa redonda muy peculiar y muy amena sobre BDSM, con gente que vale la pena tener como amigos. Hablamos sobre muchas cosas, entre ellas las diferencias entre sumis@ y esclav@. Establecimos diferencias, como que el sumis@ no azotari@ a otr@ sumis@ y que en cambio el/la esclav@ si, etc., siempre en una reunión entre amigos y sin intención de sentar cátedra ni mucho menos.


Sin embargo, no se hizo la misma distinción entre Am@ y Dominante. Y eso me dió en qué pensar. Al final me di cuenta de que no sé lo que soy, no lo tengo claro.


Diras que si no tengo clara la definición, es normal que no lo sepa. Pero es algo que va más allá, algo más sutil, algo que no tiene que ver con definiciones, pero sí con sentimientos, con actitudes. Me quedo con la sensación de que hay algo que se me escapa, que me estoy perdiendo algo bello, pero no acabo de ver qué es. Supongo que con el tiempo lo descubriré, pero hoy por hoy no lo sé.

Y no se trata de algo técnico: no es cuerdas o látigos, ni tampoco sexo. Es algo más sutil que no sé identificar. Pero que está ahi y que estoy dispuesto a descubrir.

2 comentaris:

  1. No se preocupe Señor Kondolor. Todos estamos igual, perdidos en nuestra identidad ...
    Pero seguro que nos encontraremos.
    Besos sumisos
    lola.

    ResponElimina
  2. Es sencillo si lo vemos de este modo: Lo que hace la diferencia entre el Amo y el Dom, es el esclavo.

    Siempre he sido una mujer Dominante, pero no siempre he sido "Ama de...".
    Cuando un sumiso x me saluda llamándome "Ama", en seguida le solicito que no me llame de ese modo especial, ya que está reservado sólo para quien tenga el privilegio de convertirse en mi esclav@.

    Asumo, vivo y siento mi rol y naturaleza Dominantes intensamente en el día a día... Pero no es eso lo que me convierte en Ama.

    Hace ya más de 3 años que liberé a mi esclava, y desde ese momento, no me defino como Ama, sino simplemente como una mujer Dominante.

    Creo que allí reside la diferencia entre una relación D/s sin continuidad (por ejemplo, un Dom y un sumi que se juntan para una sesión en forma esporádica) y una relación Am@/esclav@ que es más cercana al 24/7 que algo ocasional, por el compromiso y continuidad que conlleva y demanda de ambas partes.

    Espero que esto aclare algunas dudas. Aunque en el BDSM -como en otras áreas de la vida- también prima el buen criterio y uso que se haga de esa entrega sumisa; ya que la posesión de un esclavo no nos convierte automáticamente en Amos, del mismo modo en que comprar un piano no nos transforma en pianistas.


    Saludos,

    M. L.

    ResponElimina